Toma una maqueta de una cabeza humana, coloca un par de micrófonos donde deberían estar los oídos y realiza una grabación. Con ésta idea, simple en apariencia, se generan archivos de audio que dependiendo de su calidad logran que nuestra mente puede tomarlas como reales y otorgarles una ubicación en el espacio (virtual), tal y como interpretamos los sonidos en nuestro ambiente cotidiano y podemos saber de donde proviene cada sonido.

Ve un paso más allá… Inventa un algoritmo informático para que ingenieros de audio generen grabaciones holofónicas sin necesidad de maqueta alguna, considerando como los seres humanos y su mente interpretan el sonido. Piensa que sería conveniente que el algoritmo se realice en tiempo real. Entonces has inventado un sistema de audio virtual en donde no necesitas un sofisticado sistema de 5.1 o 7.1 canales… bastan unos buenos audífonos.

Ejemplo: La barbería virtual (mp3, audio en inglés, es necesario usar audífonos)

Visto en radiocable.com de una entrada en Enchílame.

Escribanos sus comentarios